¿Qué es el estrés en nuestra vida cotidiana?

Compartí este artículo:

Las situaciones cotidianas nos pueden generar estrés y cuando esto sucede, nuestro cuerpo genera, en exceso, una sustancia que se llama cortisol.

El cortisol es una hormona que desempeña un papel importante en nuestro organismo ayudando a:

  • Responder al estrés
  • Combatir las infecciones
  • Regular el nivel de azúcar en la sangre
  • Mantener la presión arterial
  • Regular el metabolismo

Tu cuerpo está preparado para reaccionar ante el estrés. Ancestralmente nos protegía contra las amenazas de los depredadores y otros agresores. Si bien esas amenazas son raras hoy en día, si estas bajo mucho estrés, tu cuerpo toma esto como una amenaza.

Este cortisol manda una orden a nuestro cerebro y hace qué la respuesta automática sea de ataque o de huida, produciendo un aumento de nuestra frecuencia cardiaca y elevando la glucemia que es energía, que vamos a utilizar para correr o para matar al “depredador”.

El problema es que el “depredador imaginario” (jefe, trabajos pendientes, postergaciones, problemas familiares) pueden estar presente durante muchas horas o lo que es peor, hacerse crónico.

Lo cual nos pone en un estado permanente de ataque o huida.

 

¿Y a todos nos pasa lo mismo?

No, todo va a depender de nuestra interpretación de los hechos.

Muchas veces la interpretación de la realidad, tiene un enfoque que aumenta las posibles circunstancias negativas, produciendo diferentes grados de estrés en cada uno de nosotros. Hay gente que interpreta las situaciones comunes con mayor o menor de preocupación o de distrés.

¿Y cómo hacemos en estas circunstancias con tanto estrés?

Una de las maneras más sencillas y eficaces, es aprender a detenernos y respirar conscientemente.

Esta detención y respiración consciente, en primer lugar, nos calma. Al calmarnos, nos permite aprender a ir ampliando nuestro punto de vista y encontrar otras opciones de interpretación y de acción.

Detenernos genera relajación, cuando nos relajamos nuestro cuerpo segrega las hormonas del placer, como la dopamina y la serotonina, que contrarrestan el cortisol.

Muchas veces sucede que, por la falta de este hábito saludable de detención, acudimos a la comida, porque la comida calma.

Si nos vamos entrenando en la gimnasia mental de convocar a nuestro hemisferio derecho en prácticas creativas comenzaremos a fluir a través de los obstáculos que existen.

Si creemos que no tenemos tiempo para detenernos y relajarnos, no sabemos el tiempo que perdemos, por no hacerlo.

Lic. Marta Kitay

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Artículos relacionados

Scroll al inicio