La importancia de los 6 meses

Compartí este artículo:

El tratamiento de cualquier enfermedad crónica es para toda la vida. 

A veces se olvida la enfermedad por algún tiempo, hasta que algún dolor o recaída vuelve a presentar el problema y uno vuelve a ocuparse. 

La obesidad como enfermedad crónica  requiere un tratamiento crónico.

Muchas veces no se tiene conciencia de que es una enfermedad y esto genera recaídas  todos los años porque no se comprende la importancia del mantenimiento en un peso menor aunque no sea el “soñado” o “ideal”.  

Por ejemplo: si peso 100 kg bajar a 90 kg será muchísimo más saludable  aunque yo desee pesar 75 kg. Mantenerme un tiempo en 90 kg para luego emprender el descenso a 82 es una buena opción, el problema es que como me frustro “porque solo llegue a 90 kg” y no comprendo que tengo que seguir con mis cambios de hábitos, el riesgo de volver a subir a 102 kg es muy alto.

Hay varias herramientas para tratar la obesidad, el problema es que algunas son efectivas los primeros 6 meses y luego pierden  potencia o eficacia. Otras afortunadamente no claudican tan pronto. Cuando uno comprende esto,  puede hacer un tratamiento más integral y por lo tanto más duradero. 

Dentro de las herramientas más comunes están las “dietas”; la mayoría de las mismas duran entre 15 días y 6 meses. Las restricciones en calorías o en alimentos más severas generan un cumplimiento corto. Los estudios muy controlados con planes de muy bajo valor calórico se  mantienen solo entre  2 a 3 meses, ya que luego de este tiempo  se generan escapes del sistema estricto. A los 6 meses se vuelven a consumir la mayoría de los alimentos que se habían sacado o “prohibido” al empezar la “dieta”. 

Es muy común que el consultorio del nutricionista esté repleto de pacientes desde septiembre hasta marzo, cuando al volver de las vacaciones e iniciar el año se olvidan las consultas y se regresa a un plan similar al del invierno anterior. 

Alimentaciones menos restrictivas generan acepciones más largas, aunque a los 6 meses la mayoría de las personas tiene dificultad para continuar con la restricción propuesta.

En forma parecida, los medicamentos actuales, seguros y muy bien estudiados para tratar la obesidad,  tienen un tiempo de acción para bajar de peso de 6 meses. Luego mantienen el peso descendido, que también es parte del tratamiento, pero no siguen generando descenso de peso. 

La  cirugía bariátrica, a la fecha el tratamiento más poderoso para tratar la obesidad, tiene un tiempo de magia de 6 meses. Luego las personas se mantienen en el peso y a partir del año de operadas ya se dan cuenta que pueden aumentar la cantidad de comida a consumir con el riesgo de subir 1, 2 o 15 kg. 

¿Cuáles son las partes del tratamiento que siguen siendo efectivas  en el tiempo? 

La actividad física no tiene fecha de caducidad,  siempre y cuando se mantenga como un entrenamiento,  es decir, con un  aumento progresivo de la frecuencia, la intensidad o la duración del ejercicio, tratando de que este sea aeróbico, de fuerza y de elongación. 

El ejercicio es el gran mantenedor del peso descendido y además es un gran reductor de la grasa corporal (ojo ,no del peso) por lo que el cuerpo entrenado tiene más músculo y menos grasa. 

Además las ventajas metabólicas que trae un músculo activo,  estimulando otras partes del cuerpo como tejido adiposo o cerebro,  hacen que este sea el tratamiento crónico más saludable 

Otra pilar del tratamiento que permanece en el tiempo es el grupo terapéutico o comunidad, el lugar donde las personas pueden expresar sus emociones y sentimientos y recibir el acompañamiento  de sus pares y del coordinador especializado en el tema. 

Los cambios de hábitos  ligados a la alimentación  ayudan en el largo plazo. 

  • El primer cambio de hábito es SER FLEXIBLE con las comidas. Si bien el uso de ciertas restricciones ayuda, es importante no seguir la ley todo o nada porque “el nada” genera al “todo” y este puede tirar por la borda meses de cuidado. 
  • El segundo cambio tiene que ver con la forma de comer, consciente del momento, atento a masticar y a escuchar el mensaje de saciación que el cuerpo nos va a brindar. 
  • El tercer cambio consiste en gestionar la mayor parte de las veces la alimentación de la manera más segura y saludable. Esto significa cocinar en casa de manera segura, hacer viandas “propias” para comer fuera de casa, evitar comer afuera la mayor parte de los días,

Contra lo que se piensa habitualmente no es la dieta estricta lo que nos salva, sino la gestión consciente de nuestra alimentación además del ejercicio y nuestro grupo de pares.

Solo las herramientas que no caducan a los 6 meses nos ayudan a conseguir un éxito a largo plazo. 

Dra. Estrella Menéndez

Artículos relacionados

Recetas

Desayunos

Gachas de avena, mijo y quinoa Libre de gluten y muy rica en proteínas.Ideal para empezar el dia con muchos

Leer más »
Recetas

Caponatina

¿Listo para un viaje culinario a Italia desde la comodidad de tu hogar? ¡Prepárate para experimentar la deliciosa y reconfortante

Leer más »
Recetas

Ratatouille

Ingredientes 3 cebollas en trozos 3 tomates pelados 2 berenjenas en cubos 2 morrones en trozos 3 zucchini en rodajas

Leer más »
Scroll al inicio