La Flexibilidad ¿Capacidad olvidada?

Compartí este artículo:

La flexibilidad es la capacidad que tienen las articulaciones para realizar movimientos con la mayor amplitud posible. No genera movimiento como la fuerza, la velocidad y la resistencia, sino que lo posibilita.

La flexibilidad involuciona con la edad. Todos notamos la facilidad con que los chicos se sientan con piernas cruzadas o arrodilladas, y cómo va costando con los años, si no se entrena, adoptar distintas posiciones.

La flexibilidad es la suma de la movilidad articular y la elongación muscular.

Digo que es la capacidad olvidada porque como no tiene influencia directa en los sistemas orgánicos, no se le dedica lo suficiente y se minimiza el peso que tiene en el desarrollo de las capacidades físicas. Ya que estas tienen un impacto importante en nuestra salud, facilitando la realización correcta de la técnica de movimiento, mejorando la eficiencia muscular y evitando lesiones.

Muchos factores determinan la flexibilidad de cada una de nuestras articulaciones:

  • el tejido graso, limitando la amplitud de movimientos
  • el sedentarismo que resta movilidad a las articulaciones
  • la hipertrofia muscular que también  dificulta el movimiento.

Es el ejemplo de fisicoculturistas que caminan como en bloque, tipo” robot” y muchas veces no pueden incluso nadar por tener  disminuida la movilidad articular del hombro.

El estiramiento  ayuda a generar líquido sinovial y éste a  quitar el dolor articular (artrosis)

La elongación es parte fundamental de todo entrenamiento. Cuando hacemos ejercicio los músculos se contraen y si no elongamos pueden lesionarse, o producir calambres nocturnos muy dolorosos que indican que hay fatiga y falta de elongación.

Muchos dicen “yo no elongo”, porque creen que elongar es perder  tiempo de entrenamiento, o “ya no elongué”, como que pasó la oportunidad de hacerlo… pero en cualquier momento se puede elongar ,no solo inmediatamente después de la práctica.

Hacerlo es asegurar el futuro de la salud muscular y los músculos quedarán  listos para el próximo estímulo.

Otra herramienta para relajar la musculatura es complementar con masajes, baños de inmersión o hidromasajes.

Para tener agilidad necesitamos de la flexibilidad, así que dedicale tiempo en tus rutinas, a esta capacidad a veces olvidada… y disfrutá de sus beneficios.

Más flexibilidad = mejor calidad de vida

Prof Fernanda Vidal

Artículos relacionados

Scroll al inicio