Engordamos en soledad, adelgazamos en comunidad

Compartí este artículo:

1) Tengo obesidad ¿Necesito ayuda?
La obesidad es una enfermedad que necesita tratamiento.
El tratamiento consiste en una restricción calórica que debe ser crónica, un aumento de la actividad física y cambios de hábitos relacionados con el manejo del estrés y de las emociones.
Muchas personas se benefician con el agregado de algún fármaco, que no reemplaza el tratamiento de cambio de hábitos.
Algunas personas con obesidad severa deciden operarse de cirugía bariátrica, porque su sobrepeso es muy grande; esta es la herramienta más eficiente a la fecha.
Estos tratamientos deben ser indicados por profesionales especializados.
Se necesita de mucho compromiso y energía para sostenerlos en el tiempo.

2¿Qué es una COMUNIDAD ?

Se trata de grupos de personas con obesidad, guiados y acompañados por profesionales especializados para promover conductas saludables, tendientes a bajar y mantener el peso descendido. Las personas que comparten el grupo tienen vivencias y experiencias similares con respecto a su enfermedad y ayudarse entre sí genera un gran beneficio, esa es la comunidad.

3) ¿Por qué un grupo de ayuda terapéutica puede funcionar para mí?
Es probable que te hayas preguntado si es el lugar correcto para lograr tener mayor control sobre la comida. La comunidad funciona porque es un “gran contenedor”, un espacio de expresión, un espejo que te muestra lo que te sucede a través de lo que cuenta otra persona, un lugar para ayudar y ser ayudado, para trabajar invirtiendo sanamente tu energía en aprender a modificar la relación con la comida, un lugar de exploración de uno mismo, de autoconocimiento. Una persona con sobrepeso no está al 100% de su potencial, y la buena noticia es que el descenso y mantenimiento es posible en grupos de pares que se apoyan y ayudan mutuamente. 

4) ¿Por qué se habla de recuperación y no de cura de la obesidad?

La obesidad es una enfermedad crónica, evolutiva e incurable.
Hoy la obesidad no tiene cura, no hay vacunas o medicamentos que puedan revertir en forma definitiva a la misma.
La recuperación es posible cuando logramos mantener una buena alimentación, un buen nivel de ejercicio, dormimos bien, estamos equilibrados emocionalmente, nos podemos comunicar mejor con los otros y logramos decir “no” para tener tiempo para nuestros proyectos.
Si tenemos que bajar muchos kg, los medicamentos específicos para la obesidad o la cirugía bariátrica son herramientas indispensables. Aunque debemos tener muy en claro que no curan.
El grupo terapéutico es clave para que estas herramientas funcionen. La comunidad de pares es el espacio ideal para sostener el tratamiento a largo plazo.

5) ¿Es posible tener una recaída?

Si, cuando se deja de usar alguna de las herramientas lo habitual es volver a recuperar kilos. Los hábitos forjados durante muchos años como ir a las galletitas cuando uno tiene un mal día están internalizados, automatizados y hay que tener mucho cuidado de no volver a ellos ante distintas circunstancias.
También es importante organizar el tratamiento buscando metas realistas. Una primera meta es bajar el 5 % del peso actual , la segunda meta es bajar el 10 % y la tercera bajar el 15%. En una persona que pesa 100 kg sería llegar a 95 kg, luego a 90 y luego a 85 kg. Si se tienen expectativas poco realistas como bajar 30 kg en 3 meses, será muy alta la probabilidad de frustraciones. Además de ser realistas se necesita esfuerzo, constancia y dedicación, pero por sobre todo realismo. Una recaída es un periodo de tiempo relativamente largo en el cual se comienza a subir nuevamente de peso. Es posible que una recaída sea el producto de varios “tropiezos”(pequeñas subidas esporádicas de peso) o de una meseta (estancamiento de la bajada de peso durante un periodo prolongado). Siendo realistas, es mucho más frecuente tener recaídas que no tenerlas. Y esto tiene que ver con la aceptación de la enfermedad TAL COMO ES. Reconocer que es altamente probable tener una recaída disminuye los niveles de frustración cuando ocurre y posibilita accionar más rápidamente en búsqueda de una solución.
Cuando uno tiene una recaída y está en COMUNIDAD los demás integrantes que generalmente están en otra fase son de una ayuda inestimable, lo mismo que los profesionales que acompañan.

6) Entrar en tratamiento, ¿porque hacerlo en un grupo y no solo”?

Entrar en tratamiento es aceptar la enfermedad tal como es, aceptar mi debilidad frente a ella. Cuando quiero afrontarla solo, me pierdo las respuestas de los otros, los desafíos de compartir mis temas, me pierdo la ayuda que puedo dar y la que puedo recibir con mi grupo de pares, con mi COMUNIDAD. Aceptar la enfermedad y correrme de mis pensamientos mágicos. Es importante pertenecer a un grupo terapéutico que me acompañe a los cambios profundos de hábitos que tengo que hacer.

7) Estar en tratamiento ¿es sinónimo de “nunca más comer algo rico”?

Existe la creencia de que cambiar los hábitos es eliminar radicalmente aquellos alimentos que nos gustan tanto.
Esos son los alimentos hedónicos, ( que nos dan placer ) y que seguirán estando siempre en los supermercados o las heladeras.
Entonces, vamos a tener que cambiar nosotros nuestra forma de relacionarnos con ellos.
Lo primero es aceptar que existen, que nos gustan y que no van a desaparecer de las góndolas porque nosotros lo decidamos.
También saber que esos alimentos hedónicos son los mismos para muchas personas (pan blanco, chocolate, fiambres, sándwich de miga, quesos, pizza, dulce de leche).
Hay que conocer bien cuál es el alimento por el que “ muero o mato”
Y cambiar mi vínculo hacia él. Aprender a comer con conciencia, disfrutándolo.
Cuando no consumo durante mucho tiempo el alimento que me gusta porque ahora “está prohibido”, no tendré las herramientas mentales necesarias para comerlo tranquilo.
Cuando me encuentre con “lo Prohibido” es muy probable que tenga un atracón.
Tampoco nos sirve tener una colección de ese alimento en casa, porque puede “llamarnos” en un momento de stress y podemos perder el control.
Lo que sí podemos hacer es aprender a comerlo en forma segura y para eso tenemos que consensuar con nuestro nutricionista.

8) ¿En que puede cambiar mi vida sí bajo de peso?

Las personas recuperadas de su enfermedad cuando han llegado a un peso posible y saludable,experimentan un cambio físico, espiritual y psicológico, y esa es una gran motivación para mantener el peso. Mejorar la movilidad, poder hacer ejercicio, conseguir la ropa que les gusta, sentirse más livianos porque ya no tienen atracones y porque pueden caminar más rápido o nadar mas piletas,

9) ¿Puede la COMUNIDAD servirle a quien ha “tocado fondo?”

La COMUNIDAD le sirve a todos, aquellos que están en su peso máximo y no saben cómo llegaron a él y también a personas que han llegado a su peso ideal y están haciendo esfuerzos por mantenerlo. En ambos extremos, ambos reconocen el “no-control” con la comida…quien tocó fondo porque no lo puede hacer ahora y quien hoy se mantiene porque sabe que el no-control está latente y que un descuido o tropezón puede ser el principio de una recaída.

10) ¿La COMUNIDAD es solo para bajar de peso?

La COMUNIDAD es un espacio donde hombres y mujeres tienen un fin común: mejorar su calidad de vida a través de cambios de hábitos saludables, valorar y festejar sus logros. Es un lugar de contención, socialización, intercambio, ayuda y experiencia.

11) ¿En qué se diferencia esta COMUNIDAD de otras?

Esta COMUNIDAD está coordinada por profesionales especializados en obesidad, con experiencia en manejo de grupos. Se trabaja en forma sistemática con el logro de objetivos saludables.

Artículos relacionados

Recetas

Desayunos

Gachas de avena, mijo y quinoa Libre de gluten y muy rica en proteínas.Ideal para empezar el dia con muchos

Leer más »
Recetas

Caponatina

¿Listo para un viaje culinario a Italia desde la comodidad de tu hogar? ¡Prepárate para experimentar la deliciosa y reconfortante

Leer más »
Recetas

Ratatouille

Ingredientes 3 cebollas en trozos 3 tomates pelados 2 berenjenas en cubos 2 morrones en trozos 3 zucchini en rodajas

Leer más »
Scroll al inicio