Cómo la luz azul arruina tu sueño: 3 datos impactantes

Compartí este artículo:

La luz azul es un término que se escucha cada vez más, especialmente cuando se habla de la calidad del sueño.
¿Pero qué es realmente? ¿Es tan dañina como dicen?

 En este artículo, vamos a contarte tres datos impactantes sobre cómo la luz azul puede estar saboteando tu descanso. 

Además, te daremos estrategias efectivas para contrarrestar sus efectos y mejorar tu sueño de una vez por todas.

Preguntas sobre el tratamiento de la obesidad

Primero, ¿qué es la luz azul?

La luz azul es una parte del espectro de la luz visible.

Es una forma de luz visible con una longitud de onda corta y alta energía.

Durante el día proviene principalmente del sol.

Pero también proviene de dispositivos electrónicos como teléfonos móviles, tabletas, computadoras y luces LED.

Dato 1: La luz azul puede beneficiarnos

La luz azul solar tiene beneficios significativos para nuestra salud diaria. 

Durante el día, esta luz nos mantiene alerta y enérgicos, ayudando a regular nuestro ritmo circadiano.

Además, la exposición a la luz azul del sol está asociada con la mejora del estado de ánimo y la función cognitiva. La luz azul también ayuda a regular la producción de hormonas como la melatonina, que es crucial para inducir el sueño durante la noche.

Dato 2: El uso de dispositivos electrónicos durante la noche afecta nuestra calidad de sueño.

La exposición a la luz azul en la noche puede alterar el ritmo circadiano (el reloj biológico interno que regula el ciclo de sueño-vigilia).

También inhibe la producción de melatonina, una hormona que que se produce en la glándula pineal del cerebro y que induce el sueño. 

La falta de melatonina puede dificultar conciliar el sueño y mantenerlo.

Dato 3: La luz azul afecta nuestra salud ocular y mental

El uso prolongado de dispositivos electrónicos no solo afecta nuestro sueño, sino también nuestra salud ocular y mental. 

La exposición a la luz azul puede causar fatiga ocular, dolores de cabeza y problemas de visión.

 Además, el sobreuso de pantallas está relacionado con problemas psicológicos como falta de atención, ansiedad y depresión.

¡Buenas noticias!

Podés tomar medidas para reducir tu exposición a la luz azul durante la noche.

  • Reducí el tiempo frente a las pantallas antes de dormir. Establecé “1 hora sin pantallas antes de ir a dormir” y “no lleves la luz azul al dormitorio.”
  • Usá filtros bloqueadores de luz azul en las pantallas a partir de las 20 hs.
  • Usá luces tenues y cálidas en la noche para minimizar la exposición a la luz azul artificial y dar al cerebro el concepto de “noche.”
 

Conclusión

La luz azul, aunque beneficiosa durante el día, puede tener efectos adversos en la calidad de nuestro sueño cuando nos exponemos a ella por la noche. 

Al entender cómo afecta nuestro ritmo circadiano y salud general, y al implementar estrategias para reducir su impacto, podemos mejorar significativamente nuestra calidad de vida y descanso. 

Ser consciente del impacto de la luz azul es el primer paso para asegurar un sueño reparador y una salud óptima.

Tenés el poder de elegir cómo querés dormir:

Así
Hombre adulto utilizando el celular en su cama a la hora de dormir.
o
jóven durmiendo placidamente
así

Artículos relacionados

Scroll al inicio