Cambios en el estilo de vida

Compartí este artículo:

La alimentación:

La alimentación humana se ha modificado en forma importante en los últimos 60 años.

Se ha perdido el concepto de cocinar en casa (la comida casera), y de comer en familia (la comensalidad).

Además han ingresado nuevos productos ultra procesados que no estaban presentes en la mesa de nuestros abuelos.

Estos 3 factores han traído multitud de problemas que iremos relatando en próximos artículos.

Es importante recuperar estos 3 aspectos perdidos para lograr una alimentación más saludable. 

 

Ejercicio:

Así como fuimos perdiendo puntaje en buena nutrición también perdimos un gran número de puntos en ejercicio.

Diseñados para realizar largas caminatas y hacer grandes esfuerzos físicos, en los últimos 70 años hemos ido paulatinamente renunciando a movernos, lo que ha generado un gigantesco detrimento de nuestra salud.

Se da la paradoja de que muchos de los productos procesados e hipercalóricos de los que disponemos actualmente, podrían ser consumidos por los humanos del pasado que se movían constantemente. Es muy posible que a ellos no les generase un problema. Sin embargo,  consumidos por individuos que solo se mueven de la silla del trabajo a la silla del auto y luego al sillón en frente del  televisor, esto se transforma en un verdadero problema de salud.

Sueño:

Dormir bien, en calidad y cantidad, es un requerimiento biológico muy importante.

Cuando dormimos el cuerpo repara, entra en “boxes” para arreglar tejidos corporales que lo necesiten.

Si bien cerebro, corazón, hígado y riñones funcionan las 24 hs del día, durante el sueño  la disminución del gasto energético y de la temperatura corporal, además de la regulación del ritmo circadiano, han demostrado ser vitales para los humanos.

El descanso nocturno inadecuado (en calidad, cantidad de horas o en ambas) es un determinante de enfermedades muchas veces infravalorado.

Emociones:

El estrés percibido como inaceptable, puede ser un gran tóxico para el individuo que lo padece dando origen, muchas veces, a la ansiedad y la depresión.

Si el nivel de estrés es alto y prolongado en el tiempo, puede llevar a una zona de alarma. La persona que lo percibe se siente agotada y ansiosa con presentaciones variadas como ataque de pánico, fobia o trastorno de ansiedad generalizada, entre otros. Si este proceso continúa puede llegar a una zona de peligro con “pérdida de control” y “desgaste”, que puede llevar a una depresión.

Las relaciones interpersonales:

Los humanos no somos máquinas; tenemos emociones,  sentimientos y somos fundamentalmente animales sociales. Vivimos en sociedad, tenemos familia, amigos, compañeros de trabajo.

A pesar de ser imprescindibles para nuestro crecimiento como seres humanos, en algunas ocasiones estos vínculos están teñidos de emociones tóxicas, que muchas veces  generan problemas evidenciables en la salud.

El consumo de sustancias o situaciones tóxicas y/o adictivas.

Podemos mencionar: el consumo de tabaco y de alcohol o drogas ilícitas, conductas sexuales de riesgo, uso indiscriminado de pantallas (celulares, tablets, computadoras), o conductas de riesgo en compras o en las apuestas. También la exposición ambiental a productos químicos, el sol sin protección, andar en bici sin casco, son solo una rápida enumeración de la cantidad innumerable de sustancias o situaciones que pueden ser “un poco de diversión”, o transformarse en una adicción con consecuencias a menudo funestas para la salud de la persona que la padece, y de su grupo familiar.

 

Dra. Estrella Menéndez

Artículos relacionados

Recetas

Desayunos

Gachas de avena, mijo y quinoa Libre de gluten y muy rica en proteínas.Ideal para empezar el dia con muchos

Leer más »
Recetas

Caponatina

¿Listo para un viaje culinario a Italia desde la comodidad de tu hogar? ¡Prepárate para experimentar la deliciosa y reconfortante

Leer más »
Recetas

Ratatouille

Ingredientes 3 cebollas en trozos 3 tomates pelados 2 berenjenas en cubos 2 morrones en trozos 3 zucchini en rodajas

Leer más »
Scroll al inicio